Receta del clásico budín de limón casero

Receta del clásico budín de limón casero
5 (100%) 1 voto

El budín (o pudín) es un clásico postre de la pastelería que se come en una amplia cantidad de países alrededor del mundo, siendo un producto típico de la gastronomía inglesa.

Muchas son las recetas y tipos que existen de este fantástico y versátil postre: tenemos el budín de chocolate, de vainilla, de manzana, de zanahoria, de pera y el clásico de limón, siendo este último uno de los más famosos y ricos.

El budín de limón se puede comer en desayunos, meriendas y como postre a un almuerzo o cena. También se adapta a todas las estaciones: no hay nada más rico en invierno que una porción junto a una buena taza de té (o café) o en verano junto a una refrescante limonada.

El limón le aporta una frescura y acidez única que hace que su sabor sea muy distintivo y sabroso.

Tipos de budín de limón

Hay muchas maneras de preparar un budín, ya sea cambiando los ingredientes básicos o agregando complementos adicionales. Estas son algunas de las mejores recetas:

Aunque hay una gran variedad de recetas y métodos según el país o las costumbres que se tienen al preparar un postre como este, te presentamos la receta del clásico budín de limón, es decir, la receta base en donde luego cada uno puede hacerle añadidos especiales (como semillas, nueces, castañas, etc.) o combinarlo con otro sabor logrando un pudín marmolado.

Esta receta es muy fácil de hacer y no se necesita tener experiencia en cocina para que salga bien. Siéntete libre de modificarla como más te guste!

Preparación del budín

Ingredientes

Para el budín:

  • 200 gramos de azúcar
  • 200 gramos de manteca
  • 200 gramos de harina cuatro ceros
  • 4 huevos
  • 1 cucharada de esencia de vainilla (opcional)
  • 1 limón
  • 1 cucharada de polvo para hornear

Para el glasé:

  • 5 cucharadas de azúcar impalpable (o azúcar glas)
  • 3 cucharadas de jugo de limón
  • Cáscara de dos limones
  • 160 gramos de azúcar
  • 60 cc de agua

Instrucciones paso a paso

  1. Precalentar el horno a aproximadamente 180º.
  2. Preparar una budinera y enmantecar y enharinar para luego verter la mezcla. Para lograr un mejor resultado y que no se pegue nuestro budín, se puede utilizar papel manteca.
  3. Debemos cubrir la budinera con este papel y enmantecar y enharinar sobre el papel.
  4. Mezclar partes iguales de azúcar y manteca, en nuestro caso usaremos 200 gramos de cada una pero si tienen un recipiente más grande puede aumentarse siempre y cuando sea la misma cantidad. La manteca debe estar a temperatura ambiente, por lo que será buena sacarla del refrigerador un rato antes. Batir con batidora hasta lograr un buen cremado.
  5. Se puede agregar dos cucharaditas de esencia de vainilla para más sabor.
  6. Agregar también el jugo de un limón mientras se mezcla (se puede reemplazar con esencia de jugo de limón).
  7. Ir agregando los huevos de a uno mientras se mezcla.
  8. Luego de alcanzar una consistencia tipo crema, tamizar la harina con una pizca de polvo para hornear y agregar a la mezcla. En caso de no tener polvo para hornear, se puede reemplazar la harina por harina leudante.
  9. Incorporar todo hasta lograr una mezcla lisa. Para lograr un sabor intenso, agregar la ralladura de un limón.
  10. Verter la mezcla sobre la budinera, logrando que quede pareja en el molde y con una cuchara hacer una pequeña línea a lo largo y en el medio. Esto hará que al crecer nuestro budín se “quiebre” y de un mejor aspecto.
  11. Cocinarlo en horno a 180º por aproximadamente 50 minutos o hasta que tenga un buen color. Para comprobar que está en el punto justo: sacar del horno, con un palillo (escarbadientes) o un cuchillo, pinchar en el centro; si este sale seco significa que ya está cocido.

Preparación del glasé:

  1. En una cacerola mezclar 60cc de agua con 160 gramos de azúcar. Hervir hasta que se forme un almíbar.
  2. Cortar las cáscaras del limón en pequeñas tiras y agregarlas a la mezcla anterior.
  3. Cuando las tiras estén transparentes, retirarlas del fuego y pasarlas por un colador.
  4. Mezclar en otra sartén el azúcar impalpable (azúcar glas) con el jugo de limón y cocinar a fuego lento hasta que se forme una mezcla espesa.
  5. Agregar el glasé bien caliente (ya que se cristaliza) sobre el budín y decorar con las tiras preparadas anteriormente.
  6. Dejar enfriar y disfrutar!

Tip para que no se queme: si el bizcocho toma mucho color pero al pinchar el palillo todavía está crudo, podemos envolverlo en papel de aluminio y dejarlo en el horno hasta que esté totalmente cocido. El papel de aluminio impedirá que se queme el exterior y podremos tener nuestro budín bien cocido y con buen color.

Glasé para tu bizcocho

La mejor manera de presentar un budín es con un glaseado y si es de limón en este caso mejor. El glasé le aporta una capa superior fresca y crocante y realzará el sabor ácido del limón, y al ser compuesta casi en su totalidad con azúcar, le aportará un toque de dulzor riquísimo.

Este es el secreto que usan las panaderías y distintas cadenas para que sus tortas, muffins, cupcakes y budines queden irresistibles y muy lindos a la vista.

Algunos trucos

Los ingredientes principales de un budín son la harina, la manteca y los huevos. Es esencial contar con productos de buena calidad y que la harina sea siempre 0000.

Los huevos siempre deben estar frescos. Comprobarlo es muy sencillo, sacudí el huevo de arriba hacia abajo, si el interior se mueve, no está fresco. Otra técnica, consiste en colocar el huevo en agua, si éste flota tampoco es fresco.

Respecto a la manteca, siempre que se utiliza para este tipo de preparaciones es necesario llevarla a punto pomada.

¿Qué es el punto pomada en la manteca? Es el punto ideal, para lograrlo hay que dejarla a temperatura ambiente hasta lograr una textura similar a la de una pomada o crema. La manteca seguirá fría, pero será más maleable y se integrará fácilmente a cualquier preparación.

Cake de limón con semillas de amapola

Las propiedades de las semillas de amapola son muchas, y su uso en los productos horneados está en aumento debido a que aportan una gran cantidad de fibra alimentaria, contienen grasas saludables y son bajas en calorías. Con solo dos cucharadas soperas nos aportan:

  • Vitamina C, vitamina B1 Y B9, y vitamina E
  • Ayudan a mejorar el sistema inmunológico
  • Dan sensación de saciedad, por lo que son ideales para gente que está a dieta
  • Evitan el estreñimiento
  • Reduce el nivel de colesterol en sangre
  • Son fuente de calcio y otros minerales

Es por esto que si eres fans de las semillas o quieres empezar a incorporarlas a tu alimentación, con una pequeña modificación a la receta anterior tendrás un excelente budín de limón con amapolas.

En el momento de hacer la mezcla principal del budín, luego de aregar los huevos incluiremos 3 o 4 cucharadas de semillas de amapola y mezclaremos junto con la harina tamizada.

Con la decoración también podemos espolvorear con semillas arriba del glasé para una mejor vista. Las semillas de amapola no tienen casi sabor y estaremos agregando una buena fuente de fibra.

Bundt cake de limón y torta de limón

Tanto el tradicional budín como el modificado con semillas de amapolas que te presentamos recién, tienes dos maneras de hacerlo: la primera es con la budinera tradicional, la típica de toda la vida que es alargada con forma de rectángulo.

Pero si quieres innovar y presentarlo de otra manera, puedes hacer un Bundt Cake de limón utilizando un molde bundt. Estos moldes son generalmente de silicona y puedes encontrarlos de muchas formas originales.

Si tienes alguna fiesta y quieres presentarlo de una manera especial y que destaque, hacerlo de esta manera será tu mejor opción. Las cantidades de ingredientes de las recetas que te detallamos pueden hacerse en estos moldes sin ser modificadas. Así que anímate y prueba estos moldes para salir de la rutina!

También puedes hacerlo en forma de torta de limón (o tarta de limón), en un molde circular bajo típico de pasteles. En este caso procura que la circunferencia del molde no sea muy elevada ya que sino quedará muy bajo.

Para saber si la receta aplica para ese molde, puedes verter agua en la budinera hasta llenarla, luego pasa ese mismo líquido al molde circular que quieras utilizar, la superficie ocupada por el agua simula ser el pudin una vez cocido. Si ves que queda muy bajo o que el molde es muy grande, puedes duplicar la receta multiplicando los ingredientes por dos.

De esta manera puedes usar la masa del budín para preparar un riquísimo bizcochuelo de limón que incluso puede rellenarse con crema o algún otro ingrediente para un agasajo.

Información nutricional

Si estás cuidándote ya sea porque estás a dieta o porque te gusta comer sano, la información nutricional del budín de limón te será muy útil.

Al ser una preparación que lleva tanto manteca (o aceite, muy usado en recetas veganas) como azúcar, no es una elaboración especialmente ideal para consumir si estás a régimen.

Porción (cantidad)40 gramos (1 rebanada)% VD por porción
Valor energético154 Kcal8%
Carbohidratos25g8%
Proteínas3,2g4%
Grasas totales5,6g10%
Fibra alimentaria1,5g6%
Sodio240mg10%

Igualmente siempre es bueno darse un gusto y pese a contener en promedio mayor porcentaje de grasas que un postre más sano, tampoco es un alimento prohibido ya que no contiene grasas trans y al ser un producto casero siempre es más sano que una bollería industrial.

Algunas alternativas al limón

Tanto si eres un fanático/a del limón o si quieres probar algo nuevo, hay muchas alternativas que con solo hacer algunas pequeñas modificaciones a la receta clásica anterior, podrás preparar sin complicación alguna y sin muchos ingredientes extras.

La más común es el budín de vainilla, que incluso lleva menos ingredientes que el de limón y es igual de fácil de preparar. También puedes prepararlo con manzana (y canela, le queda genial!) o si te gusta mezclar sabores de frutas puedes hacerlo marmolado: manzana y limón, limón y chocolate, y cualquier combinación que te guste.